Colegio de abogados
 

En la semana de la "No Violencia", la Comisión de Asistencia a la Mujer Víctima de Violencia de Género hace llegar el siguiente mensaje

Responsive image

Comisión de Asistencia a la Mujer Víctima de Violencia de Género


Nuestro trabajo como COMISIÓN DE ASISTENCIA A LA MUJER VÍCTIMA DE VIOLENCIA DE GÉNERO consiste prioritariamente en brindar asesoramiento, auxilio, orientación, es por ello que hoy nuestro mensaje a días del 25 de noviembre consagrado como Día Internacional de No Violencia contra las Mujeres, recordando el asesinato de las hermanas Dominicanas Minerva, Patria y María Teresa MIRABAL, defensoras de los derechos ciudadanos de las mujeres, quienes fueron asesinadas ese día y en el año 1960 por la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, es decididamente docente.-

La violencia hacia las mujeres es una situación estructural que ha sido y es invisibilizada constan-temente, en las políticas públicas, en el discurso social, en los medios de comunicación, y que en la ac-tualidad, es diluida además en un contexto de creciente violencia social.
La mas frecuente y generalmente la más violenta es la violencia familiar, la que hoy es entendida como cualquier tipo de maltrato y abuso que afecte la integridad física, psíquica, y/o sexual, por parte de alguno de los integrantes del grupo familiar ejercida al interior de la familia y que proviene generalmente de quie-nes ocupan posiciones de poder o autoridad.
Frecuentemente cuando se brindan datos estadísticos sobe violencia familiar, no se discriminan por sexo y edad y esto se replica en notas periodísticas que cubren estas noticias.

En dichas oportunidades, y por obra de esta perspectiva tan alejada del género, se invisibiliza que la mayoría de las víctimas de violencia familiar son mujeres, adultas, niñas o ancianas.

La violencia familiar que viven las mujeres es definida como cualquier tipo de agresión física o emo-cional que impacta sobre ellas y es producida por el marido, concubino, padre, novio, hijo o pariente y puede manifestarse a través de burlas, insultos, amenazas, maltrato durante el acto sexual, privación, miedo, golpes.
Es decir, violencia ejercida por varones que asumen posiciones de poder y autoridad dentro del grupo familiar, y respecto de las mujeres. Esta violencia, en general, transcurre en el espacio doméstico, en la casa, aunque también se extiende y aparece en los espacios públicos (calle, escuelas, lugares de trabajo, etc.).-

Así, podemos identificar algunos mecanismos que generan esta invisibilización, y por ende alientan la violencia de género:
- La culpabilidad y responsabilidad adjudicada a las mujeres por las conductas agresivas de las que son objeto ("vos te la buscaste").
- El desconocimiento de las experiencias de violencia cotidianas vividas por las mujeres en las ciudades (experiencias de avasallamiento de derechos, intimidación, etc.). -
- La relativización del daño y las consecuencias en la vida de las mujeres ("no fue grave...no la violó", "no le hicieron nada", "no pasó nada...no perdió la vida", "son unos cargosos, unos chistosos").
- La patologización de la violencia, la cual implica adjudicar problemas de orden psicopatológico a aque-llos varones que violan, que agreden sexualmente, que realizan conductas exhibicionistas, o que golpean a mujeres a las que supuestamente quieren.
- La focalización y asociación de la violencia con algunos grupos sociales. Algunos estereotipos sociales siguen teniendo vigencia en gran parte de la población y también en las instituciones que están a cargo de la prevención de la inseguridad, con la consecuente desatención de las causales de violencia hacia el colectivo de mujeres.

Ejemplos de esta focalización el MITO de que las víctimas de violencia sexual son sólo mujeres jóvenes, o que la violencia familiar se da en los sectores socioeconómicos más pobres.

Los atroces casos de violencia de género de los años 2015 y del 2016, nos enseñan que la focalización, no sólo es absolutamente errónea, es absolutamente perversa, y es una muestra indiscutible del poder del patriarcado que con ello buscar exculpar sus seguidores.

El objetivo es claro: crear frente al horror un esteriotipo que le acote, que le encuadre y que todo aquel que según el esteriotipo esté fuera de él NO sea violencia de género.-

Es por ello que hoy afirmamos que no hay mujer que esté a salvo en razón de su edad ni en razón de su posición socioeconómica.

¿Que es el patriarcado?
Hemos hablado de patriarcado como causa eficiente de la violencia de genero, pues bien con este término, se alude tanto a un sistema social, como a una ideología, en donde hay una apropiación del poder por parte de los varones, y donde las mujeres ocupan un lugar de subordinación. El sistema patriarcal se manifiesta en la ecuación mujer = madre; en la represión de la sexualidad femenina, el no tener derecho a una vida sexual placentera; y a la apropiación de su fuerza de trabajo (especialmente del trabajo reproduc-tivo). Esta lógica aceptada socialmente tiende a reproducir la dinámica del patriarcado, es decir, la dominación de los hombres y la subordinación de las mujeres, y en este sentido, es sustento de la vio-lencia de la que son objeto las mujeres.-

Por ultimo cabe fortalecer la noción de Feminicidio, tantas veces desdibujado con el claro propósito de desvirtuar el tipo penal típico.-

La noción de genocidio se aplica a la realización de actos con el fin de destruir y hacer desaparecer a un grupo humano nacional, étnico o religioso. En este sentido, nos sirve como
concepto antecedente. Desde algunos autores, se aplica para explicar la histórica violencia que se viene perpetrando con las mujeres en las sociedades.

Ya un sociólogo norteamericano, Teodore Winkler describió en su libro "Mujeres en un mundo inseguro", lo que él denominó "el genocidio escondido", un concepto que devela las cifras escalofriantes de mujeres que son víctimas de violencia, con daño físico permanente o muerte.

En esta línea de pensamiento, el término Feminicidio viene a nombrar el genocidio contra mujeres y su-cede cuando las condiciones históricas generan prácticas sociales que atentan contra la integridad, la sa-lud, las libertades y la vida de las mujeres.

Estos contextos tienen en común la idea aun no desterrada que las mujeres son usables, prescin-dibles, maltratables y desechables. Y estas prácticas manifiestan una infinita crueldad, y son de hecho crímenes de odio contra las mujeres.

Nuestro mensaje:
A modo de epílogo les dejamos algunas frases de hombres y mujeres que no sólo la repudiaron sino que vivieron conforme el principio rector del respeto por el otro con independencia del género:
La violencia sexual, racial, de género y otras formas de discriminación en la cultura no pueden ser elimina-das sin cambiar la cultura.-Charlotte Bunch.

La victoria obtenida por la violencia es equivalente a una derrota porque es momentánea.-Gandhi.

La intolerancia es en si misma una forma de violencia y un obstáculo y crecimiento de un espíritu verdade-ramente democrático.-Mahatma Gandhi.

La no violencia guía a la ética superior, la cuál es la meta de toda evolución. Hasta que dejemos de dañar otros seres vivos, seguimos siendo salvajes.-Thomas A. Edison.

La justicia social no puede ser conseguida por la violencia. La violencia mata lo que intenta crear.-Papa Juan Pablo II.

La violencia es el miedo a los ideales de los demás.-Mahatma Gandhi.

La violencia no es poder, sino la ausencia de poder.-Ralph Waldo Emerson.

La violencia se basa en la ilusión de que la vida es una propiedad a ser defendida en lugar de ser compar-tida.-Henri Nouwen.
La espada de la violencia no es el equilibrio de la justicia.-Julia Ward Howe.

Enviar por mail